Romances: “Muchas empresas están ancladas en el siglo XIX”

Josep Maria Romances Pujol (Amposta, 1960) ha intervenido desde 1987 en más de doscientas operaciones de fusiones y adquisiciones de empresas. Es el fundador y primer ejecutivo de la consultora Closa Corporate Finance Advisors, con sede en Barcelona.

¿Cómo resiste la crisis la actividad de compraventa de empresas?
La percepción general es que no es buen momento para comprar o vender empresas, pero no es así. El que vende, con la caja que hace, puede recomprar activos a precios más bajos con más tranquilidad. Quien vende, lo hace por motivos subjetivos y no objetivos: por falta de sucesión o por cansancio. Para el que compra una empresa, también es una coyuntura favorable: tiene más tiempo y menos presión.

“En el extranjero ya ven el final del túnel: por eso, las empresas españolas quieren irse fuera”

Pero no hay tanto crédito bancario para hacer adquisiciones…
Los compradores industriales nunca han abusado del crédito y la actual situación no les ha afectado tanto. Además, el vendedor ahora admite aplazamientos en el pago.

¿Se puede comprar ahora más barato?
Si la compañía es buena, el precio no ha bajado tanto. Pero es cierto que hay oportunidades para comprar y conviene aprovecharlas. En 23 años nunca he dejado de formalizar una operación por dinero. En pleno crash bursátil, en octubre de 2007, llegamos a cerrar tres operaciones.

¿Qué opina del secretismo que rodea a muchas operaciones de compraventa?
Es otra manifestación de la mentalidad de amo en la empresa catalana. Hay que informar al equipo directivo, a los colaboradores. Si ellos se fían del empresario, sabrán que éste hará lo mejor para la compañía y para ellos.

¿Cómo ve la economía?
En el extranjero, no tengo ninguna duda de que 2010 será un buen año y 2011, todavía mejor: ya ven el final del túnel. Por eso, las compañías españolas se quieren ir fuera. Creo que veremos una buena oleada de compras en el exterior por parte de grupos españoles, sobre todo en Estados Unidos y Europa del Este y países centroeuropeos. Existe una sana ambición, ganas de crecer y equipos directivos jóvenes. Las empresas que se internacionalizaron en su día están afrontando mejor la crisis. Algunas compañías llevan once años seguidos de generación de caja.

¿Cómo juzga la situación de las empresas catalanas?
Por desgracia, la cultura empresarial catalana mantiene, en muchos casos, los mismos valores que había en el siglo XIX, como la prudencia mal entendida: “menjar bè, païr–ho bè i no sopar dues vegades”. Existen otros principios: como el de “tu, amb majoria”, el “tranquil, que mai passa res” o la actitud del que actúa como amo. Es una cultura, que mantienen muchas empresas, de falta de confianza en los stakeholders: proveedores, empleados, etc., a quienes no ven como aliados.

¿Salir a bolsa puede ser una buena opción?
La bolsa es un medicamento para tomar en muy pocos casos. En momentos de crisis como los que hemos vivido los que están en bolsa las pasan canutas: están bajo el foco y cualquier movimiento que hagan tiene mucha resonancia.

“Podríamos ser la Boston de Europa, pero la clase política desvía su atención de lo importante”

¿Y cómo ve Catalunya respecto a Madrid?
Allí existe una sociedad más moderna, quizás más financiera y más anglosajona, mientras que en Catalunya quizás nos hemos quedado anticuados. Tenemos la base técnica, de conocimientos y de experiencia, pero hay que aceptar los problemas y ser autocríticos. Podríamos ser el Boston europeo en temas de enseñanza y sanidad. Contamos, por ejemplo, con escuelas de negocios espectaculares, aunque es necesario potenciar el Aeropuerto de Barcelona. Por otra parte, la clase política se ha metido en una dinámica nacionalista y ha desviado la atención de nuestros puntos fuertes.

¿Ha cambiado la imagen de España en el exterior?
Hace tres años, España era un país de prestigio. Ahora hemos perdido muchísima credibilidad. En algún momento ha habido comportamientos de nuevo rico que nos pueden pasar factura.

Red internacional de consultoras de compraventas
Licenciado en Derecho por la Universitat de Barcelona, MBA por el IESE y doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid, Romances trabajó en el grupo hotelero Husa antes de lanzarse al mundo del corporate finance.

Además de presidir Closa, firma de la que es el principal accionista, es vicepresidente de M&A International, la red a la que está adscrita la consultora barcelonesa, que cuenta también con oficinas en Madrid y en Sevilla.

Casado y padre de cinco hijos, comenta al comienzo de la entrevista que ha acompañado a uno de ellos a ver por televisión –de madrugada– la final de la Superbowl y teme que pueda acusar el sueño durante la jornada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: