El sector exterior mantiene el pulso económico en el arranque de 2011

La buena marcha del sector exterior es casi el único argumento al que se agarra la economía española en 2011. Los datos del arranque del año indican que, hasta ahora, la apuesta va bien encaminada. La patronal turística acaba de revisar al alza su previsión de ingresos, después de que la afluencia de visitantes superara las expectativas en el primer trimestre. Y las exportaciones de mercancías siguen creciendo a mayor ritmo que las importaciones, a tenor de las cifras hasta febrero.

 Los datos de aduanas, publicados ayer por el Ministerio de Industria, reflejan un incremento del 27% en las ventas de mercancías respecto al mismo periodo (enero-febrero) de 2009. El valor de las exportaciones en febrero rozó los 17.140 millones, lo que lo coloca entre los cinco meses con mayores ventas en la serie estadística. Al otro lado del balance, las importaciones también registraron un aumento apreciable (21%) en los primeros meses del año.

Desde la debacle del comercio internacional en 2009, las exportaciones han aumentado siempre a mayor ritmo que las importaciones, lastradas por la debilidad de la demanda interna. Eso se ha traducido en una aportación significativa al crecimiento económico; hasta el punto de que el Gobierno cree que este año todo el avance del PIB previsto (un 1,3% en tasa interanual) se deberá al sector exterior.

En todo caso, las diferencias comienzan a estrecharse por el impacto del alza del petróleo. En el arranque de 2011, el crudo se estabilizó por encima de los 100 dólares por barril, con un impacto directo en la importación de productos energéticos, que supone más del 22% de las compras españolas al exterior. El repunte del petróleo tiene además un efecto indirecto a ambos lados del balance: la repercusión de los costes de producción, más caros, infla los precios tanto de las exportaciones como de las importaciones. Una incidencia que contamina los datos finales, ya que la estadística de aduanas no depura el efecto de los precios.

El otro factor determinante en la evolución de la compraventa de las mercancías en España es la apreciación del euro, que superó los 1,40 dólares en el arranque del año. La apreciación de la divisa común abarató las importaciones (y contrarrestó en parte el encarecimiento del petróleo) que no se originaron en la zona euro (los Quince concentran el 42% de las compras españolas). Y encareció las ventas fuera de la zona euro (que acumula el 55% de las exportaciones españolas).

La industria automovilística, el sector agroalimentario y las fábricas de productos químicos, los sectores con mayor relevancia en las exportaciones españolas, encabezan el incremento de ventas en los últimos meses.

Un avance que no ha sido suficiente para mantener el paso de los países emergentes. En 2010, según los datos publicados por la Organización Mundial del Comercio a principios de mes, la cuota española en las exportaciones mundiales bajó al 1,6%, la proporción más baja en los últimos 20 años. España cedió dos puestos en el ranking de los mayores exportadores mundiales, listado en el que ahora ocupa el decimoctavo puesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: