Las exportaciones e importaciones aumentaron en diciembre

3 febrero, 2011

 El Índice General de Precios de Exportación de los productos industriales registró un incremento del 6,6% el pasado mes de diciembre respecto al mismo mes de 2009, mientras que los precios de importación de dichos productos aumentaron un 10,4%, su tasa más alta desde julio de 2008, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con el de dicicembre ya son trece los meses consecutivos en los que los precios de las exportaciones y de las importaciones de productos industriales registran una tasa de variación interanual positiva tras haber estado un año en negativo.

El último mes de 2010 se cerró con un repunte interanual de los precios de las exportaciones nueve décimas superior al de noviembre y con una subida interanual de los precios de las importaciones más de un punto por encima de la del mes anterior.

En cuanto a la variación mensual, los precios de las exportaciones de los productos industriales subieron un 0,9% en diciembre respecto al mes de noviembre, en tanto que los de las importaciones subieron un 2,1%.


China es un Dubai multiplicado por 1.000

23 febrero, 2010

Cada vez más expertos claman que el desmedido crecimiento de China puede ocultar varias burbujas de activos, la más importante de ellas, en el sector inmobiliario. A pesar de la sobrecapacidad de esta industria, el boom constructor no cesa en el gigante asiático. Hasta el punto de preocupar a expertos como Mark Faber o el gestor hedge Jim Chanos. ¿Se repetirá la historia de Dubai?

La ciudad de Huaxi, en el delta del río Yangtze, es un símbolo de cómo el comunismo chino ha ido abrazando poco a poco el capitalismo en las últimas tres décadas. Hoy, muchos de sus 30.000 residentes viven en lujosas casas y prácticamente todos tienen vehículo propio, lo que hace que sea considerada una de las ciudades más ricas del país.

Pero Huaxi es también paradigma del boom inmobiliario que hace que tantas miradas de preocupación se posen en la nación asiática. No en vano, es hogar de una de las obras más ambiciosas de los últimos tiempos: el edificio New Village in the Sky (Nueva ciudad en el cielo), un gigante que estará entre las 30 construcciones más altas del mundo y cuya construcción supondrá un desembolso de 2.500 millones de yuanes (unos 270 millones de euros).

“Más edificios vacíos”

Mark Faber, editor del newsletter Gloom, Boom & Doom asegura que a China se le está yendo la mano. “No tiene sentido que construyan más edificios vacíos y dar más capacidad a una industria que ya de por sí tiene exceso de capacidad. Creo sinceramente que la economía china se va a desacelerar sustancialmente en 2010 e incluso puede llegar al crash“, alertó este experto en una entrevista concedida hace 10 días.

La preocupación no es extraña, si tenemos en cuenta que las autoridades parecen haber hecho suya la máxima del “más difícil todavía”: han proyectado, también en Huaxi, una obra que será aún mucho más faraónica. Se trata de un rascacielos, de 6.000 millones de yuanes de coste (alrededor de 650 millones de euros), que con una envergadura estimada de 538 metros será el segundo más alto del mundo.

Sólo sería superado por el Burj Khalifa, la macrotorre que inauguró Dubai a principios de enero de este año.

Dubai x 1.000

Precisamente, el frenesí del ladrillo que vive China es lo que llevó al conocido gestor de hedge funds Jim Chanos a proclamar en enero que en el país asiático se está gestando un Dubai multiplicado por 1.000.

Según este experto, los costes de inversiones vanas y oficinas y centros comerciales vacíos van a pesar, y mucho, en la economía de China. “Antes que después, todo el mundo acabará viendo que eso es precisamente lo que va a hacer estallar la burbuja”, augura.


CHINA, el gigante Asiático-Mundial en la sombra pero….¿Hasta cuando?

5 febrero, 2010

La China low cost tiene los días contados. El balance del año saliente deja un sabor muy propio de la tierra: agridulce. El PIB creció un 8,7% en 2009, con lo que está cerca de superar a Japón como segunda economía mundial y primera de la región asiática. Pero si bien los sectores de la automoción, salud, ingeniería, obra civil y maquinaria disfrutan de un boom industrial y de consumo, la exportación de ropa, juguetes y demás productos de bajo coste han dejado de ser el objetivo prioritario del Politburó, el principal órgano de gobierno. Según afirmó ayer el director del Buró Nacional de Estadísticas (BNE), Ma Jiantang, el objetivo del país “no es aumentar el PIB e ir superando a otros países, sino cambiar la estructura de crecimiento”, demasiado ligada a las exportaciones. Éstas han bajado un 13,9% ya que EEUU y Europa compran menos que antes. Pero el Gobierno no se ha inquietado demasiado, habida cuenta que la inversión y el consumo, sus motores auxiliares, crecieron un 30,1% y un 15,5%, respectivamente. Aun así, sólo en la provincia de Cantón –95 millones de habitantes–, más de 200.000 empresas han cerrado y 4 millones de trabajadores han perdido sus empleos.Según Eduardo Morcillo, socio de la consultora InterChina, especializada en inversiones españolas en el gigante asiático, “la China manufacturera es historia pasada. La Gran Fábrica del Mundo, la de la mano de obra a 0,8 dólares la hora, está desapareciendo. En su lugar, y a medio plazo, aparecerá un país donde los costes medios subirán a 5-7 dólares la hora. China será un líder exportador pero ya no en el sector textil y juguetero, sino en el de equipamientos de medio y alto valor añadido”. Es decir, que se acabó lo de abaratar precios por el ancho mundo. En un horizonte no muy lejano, entre cinco y diez años, el planeta financiará el nuevo resurgimiento. Mientras refuerza su moneda nacional, el renminbí, China competirá en la Champions League de la alta tecnología para quitarle el trono a EEUU y Japón, con lo que su liderazgo en la exportación permanecerá casi intacto. Este mastodóntico cambio se basa en cuatro pilares: la subida de salarios de los cuellos azules (trabajadores de las fábricas), el aumento de la presión fiscal, el estímulo de la confianza del consumidor para rebajar el ahorro y una mayor flexibilidad del renminbí –en los últimos dos años creció un 22%–, si bien el Gobierno mantiene un férreo control sobre la política monetaria. Mediante esta estrategia, China perderá –relativamente– su competitividad exterior pero reforzará con creces su potencial de fronteras adentro. Donde más se notará el gran salto adelante es, según Morcillo, en el consumo doméstico y el crecimiento urbano. “Se está gestionando una clase media de 400-500 millones de personas y aparecerán 100 nuevas ciudades con más de un millón de habitantes por núcleo”. El mapa que InterChina dibuja para 2030 cuenta con once agrupaciones de varias ciudades que representarán el 60% del territorio urbano en el país. Esto se traduce en “la creación de una nueva y enorme clase media con un fuerte apetito de consumo. China quiere alcanzar las cifras de gasto doméstico de los yanquis”, vaticina Morrillo. De momento, el consumo sólo representa un 36% del PIB, mientras que en pesos pesados como EEUU y Japón asciende al 60-70%. Pero hablamos de un país de más de 1.300 millones de personas, y subiendo –se calcula que en 2030 llegarán a los 1.500–. Y el Politburó no es precisamente conformista: las ventas minoristas aumentaron un 17% en 2009, y le parecía poco. Si la dictadura mantiene este rentable mecanismo, los productos chinos serán en 2020 un 72% más baratos que los estadounidenses. El precio de la tecnología de gama media-alta, por ejemplo, descenderá un 40%. Es decir, que aunque aumenten los salarios, el nivel de vida y los costes de producción chinos, el mundo no tendrá mucha alternativa ante el 60% de cuota global que el país seguirá copando en la próxima década. En comparación, sus productos seguirán siendo mucho más baratos, y los demás países deberán financiar la inflación que China exportará allende sus fronteras. En I+D también serán imbatibles: cada año se gradúan en el país 1,2 millones de ingenieros, y es el segundo del mundo que registra más patentes. Un escenario atractivo para los sectores sanitario y alimentario.


A %d blogueros les gusta esto: